María y su diario ilustrado

Marketing y Comunicación

A la felicidad llego a través de la tranquilidad.

26.04.20

Madrid

Preséntanos quiénes estáis en casa.

Estoy sola


¿Cómo estás viviendo el día a día?

En una montaña rusa emocional. 40 años. 40 metros cuadrados en el centro de Madrid. Ventana con claridad pero no balcón. Sola. Más días en casa de los marcados por el Estado de Alarma por una cirugía previa. Autónoma. El día a día a momentos. ¿Mi foco? Conseguir estar tranquila y disminuir los álgidos alegres y los bajos de tristeza para acercarme más a una línea estable. Los días los vivo con rutina. Me hace sentir mejor. Por las mañana, trabajo en mi ordenador con / para mis clientes. Las tardes son mi momento. Las emociones se disparan y nos hablamos a través del dibujo y la acuarela. Como sano. Cocino para mí. Me cuido. Hago yoga dos veces en semana (si no me apetece me lo permito). Veo alguna serie. Sigo cuentas en instagram y pinterest de arte y cosas bonitas. Duermo.

¿Mi foco? Conseguir estar tranquila y disminuir los álgidos alegres y los bajos de tristeza para acercarme más a una línea estable.



¿Hay algo que has incorporado en tu vida para estar-sentirte mejor que antes no hicieras? 

La verdad es que no porque llegué a este momento con la rutina que siempre he querido tener. Me faltan mis encuentros con mis amigas, mi club de lectura, mis paseos por El Retiro pero no he añadido nada que no tuviese antes porque ya lo estaba tratando de hacer. Realicé un camino de construcción de mi rutina muy consciente previamente a este momento. Si hay algo nuevo es que a mi diario le he añadido acuarela y estoy creando un Diario Ilustrado de Confinamiento en @vagalumestories que me ayuda a canalizar todas y cada una de mis emociones. Será un recuerdo impresionante de este momento vital.


¿Cómo te sientes, lo estás viviendo? ¿Sientes o experimentas algún cambio mental?

Este momento vital  considero que debería representar un momento de auto-análisis. Para mí lo está siendo. Si ya venía experimentando esto de analizarme  más y construir esa vida que realmente quiero y que me haga feliz, ahora lo estoy viendo más acrecentado. Sigo en mi proceso de desapego, de ser más consciente de que con menos se es igual o más feliz, de que la riqueza está en lo que nos aporta que son las experiencias y los momentos, más que las cosas. Estoy muy centrada en lo que me hace estar tranquila y si eso es escribir y pintar... ahí me quedo y me enfoco desde la consciencia y la responsabilidad.

Sigo en mi proceso de desapego, de ser más consciente de que con menos se es igual o más feliz


¿Qué es lo que echas más de menos?

Salir a caminar, pasear sin rumbo solo disfrutando del momento, del aroma del aire, de los árboles. Echo de menos desayunar sin hora con mis amigas. Echo de menos abrazarle en calma y sin miedos. Echo de menos poder quedarme en casa como elección.


¿Cómo crees que será tu vida tras esta experiencia, sientes que cambiarán cosas? ¿Qué sacaras de bueno de todo esto?

Mi vida como tal no considero que a efectos prácticos cambie mucho. Ya lo hice el pasado año quizás de forma más acuciada tras despertar de mis duelos y mi operación de rodilla. Lo que sí seré es aún más consciente de la vida, de mi edad y de lo que me queda, de cómo quiero vivirlo y de que la calma es mi Santo Grial.


¿Cuál es la primera cosa que te gustaría hacer cuando todo esto pase?

Pasear por el Retiro.


En esta situación en la que estamos, miramos más hacia dentro, ¿qué has aprendido de ti/otros que no sabías?

Sigo sorprendiéndome de mi capacidad y de mi valentía. Hacer este camino SOLA en todos los aspectos no es fácil pero es enriquecedor. Me estoy dando cuenta de mi capacidad transformadora en cuanto a mi propia vida. De cómo puedo modificar mis creencias en pro de mi felicidad y que puedo desaprender sin juicio propio sino agradeciendo el pasado porque me ha hecho llegar a mi presente. Y sigo aprendiendo que cada vez necesito menos y soy mucho más. He visto lo poderoso de ESTAR y de lo importante que es racionalizar y tomar distancia.

Hacer este camino SOLA en todos los aspectos no es fácil pero es enriquecedor.


Cuéntanos algo divertido que te ha pasado desde que estás en cuarentena.

Un viernes se convirtió en un cúmulo de desdichas: se me rompió la caldera, me caí de un taburete (con la rodilla repleta de puntos por la operación), discutí con alguien por ahí que se cruzó en una llamada, se me rompió una jarra de agua... Y en lugar de llorar y liarla como si no hubiese un mañana, cuando me vi en el suelo al caerme del taburete, me reí. Nunca me había pasado pero es que me tuve que reír de mi misma porque ya no había más manera ni forma de soportar tanta presión tal cual olla exprés.


Evalúa del 0 al 10 los siguientes estados:

Share

Share on Facebook Share on twitter
Copy to clipboard
To all stories

More stories