Mireia y Chema, una familia de 4 en Bali

Coach y Publicista

¡Entretenidos en Bali!

13.04.20

Canggu, Bali

Preséntanos quiénes estáis en casa.

En Villa Chereia estamos: Chema, padre de familia y cocinero oficial.

Mireia, madre de familia y encargada del orden 24/7.

Kai, nuestro hijo de 3 años y constructor de casas hechas con cojines. 

Koa, nuestro hijo de 10 meses, explorador oficial de suelos en busca de comida ☺


¿Cómo estás viviendo el día a día?

Lo primero de todo agradecidos, por estar sanos y fuertes tanto nosotros como nuestras familias. Con la situación mundial que se está viviendo poder decir esto es ser afortunados.

Confinados en nuestra villa en Canggu, estamos llegando a disfrutar de este “new normal” hasta el punto de que empezamos a sentirnos acostumbrados a esta situación. Hemos conseguido crear una nueva rutina y dentro de lo duro que supone no poder apenas salir fuera, nos ayuda a sobrellevarlo bastante bien. 

El ritmo de esta isla lo marca el sol, solemos despertarnos cuando amanece, hacia las 6h de la mañana. Las casas no tienen persianas y los niños con la luz se despiertan con muchísima energía. Empieza la primera ronda de juegos del día hasta que llega la hora del desayuno. 

Hemos conseguido crear una nueva rutina y dentro de lo duro que supone no poder apenas salir fuera, nos ayuda a sobrellevarlo bastante bien. 

Dado que vivimos muy cerca de los campos de arroz y tenemos la oportunidad de no cruzarnos con gente, solemos escaparnos a dar un paseo y empezar el día con una pequeña dosis de libertad. Kai, nuestro hijo mayor, va en su bicicleta y el baby Koa en la mochila que suele llevar Mireia.  

De vuelta a casa es el turno de hacer deporte aprovechando la siesta de nuestro hijo más pequeño. Solemos hacer un workout digital vía Instagram tv o bien hacemos una clase de Yoga con meditación incluida.

Si por alguna razón algún día no fluye, las energías están bajas o algo sale diferente de lo que esperábamos, bajamos expectativas, respiramos hondo y aceptamos porque, nadie dijo que esta situación fuera fácil.

Entre 10h y 12h uno de los dos trabaja, mientras el otro se dedica a las tareas más domésticas como recoger la casa y cocinar. El resto de la mañana es para lo niños. Solemos hacer actividades más físicas ya que necesitan moverse. Baños en la piscina, futbol, palas, saltar, bailar, jugar a la mítica “xarranca”… hasta que llega la hora de comer y siesta de los niños.

Las tardes suelen ser con foco en actividades más creativas y artísticas. Música con instrumentos, pintar con acuarelas, hacer plastelina handmade, puzzles, construcciones o algo tan simple como buscar animalitos o frangipanis (la flor típica de Bali) por el jardín.

Hacia las 17h hacemos lo posible por hacer otro pequeño paseo por la calle de nuestra villa. Kai de nuevo quiere ir con su bici, Chema con el skate y Koa en el carrito llevado por Mireia. Más que un paseo son carreras… ¡a ver quién gana! 

Luego toca ir relajando y bajando revoluciones. Baños, cena todos juntos mientras jugamos al juego de dar las gracias (agradeciendo lo que nos ha gustado más del día) o el “veo veo”. A posteriori leemos cuentos y a dormir. 

Y llega el momento en que sí… parece increíble, pero hay paz en casa y aprovechamos para sacar un par de horas adicionales de trabajo. Para terminar el día, relax también para nosotros con un buen libro, serie, charla o journaling. 

El fin de semana es muy similar, aunque enriquecido con una gran dosis de cocina. Desde recetas con los niños haciendo pancakes o pastel de plátano hasta innovar con nuevas recetas de platos indoneses.

Y así un día a tras otro con poca variación. Son días buenos en general y si por alguna razón algún día no fluye, las energías están bajas o algo sale diferente de lo que esperábamos bajamos expectativas, respiramos hondo y aceptamos porque nadie dijo que esta situación fuera fácil. 


¿Qué rutinas sigues? ¿Qué haces para...?

Mantenerte activo/a (deporte o práctica): 

Los dos paseos (el matutino entre arrozales y el de terminar el día en la calle de casa), una sesión de fitness vía IGTV o una clase de Yoga. 

Sentirte bien mental y emocionalmente: 

Sobre todo disfrutar el momento presente, estar muy tranquilos y sentirnos agradecidos por estar bien física, mental y espiritualmente. La meditación, el yoga, lecturas inspiradoras o journaling son grandes aliados para nosotros.

Disfrutar el momento presente, estar muy tranquilos y sentirnos agradecidos por estar bien física, mental y espiritualmente.

Estar conectado con tu familia y amigos: 

Para nosotros es importante estar verdaderamente conectados, si jugamos con los niños jugamos de verdad alejando móviles que desvían nuestra atención. 

Con el resto de la familia y amigos la tecnología es nuestro partner. Desde WhatsApp escritos o con audios o videos, a Facetime y Skype grupales que nos ayudan a sentirnos más cerca de todos ellos.

Concentrarte (por ejemplo, con el trabajo): 

Haber establecido turnos de trabajo ha sido la clave ya que nos ha permitido conseguir tiempo de calidad y poder dedicar la energía necesaria para seguir con nuestras obligaciones. Estamos además acostumbrados a trabajar en remoto a través de muchas herramientas como Asana, Toddl, Whereby o Zoom que son grandes facilitadores.

Haber establecido turnos de trabajo ha sido la clave ya que nos ha permitido conseguir tiempo de calidad y poder dedicar la energía necesaria para seguir con nuestras obligaciones.

Otros.

La inspiración. Estamos en un momento de cambio, el mundo está sufriendo un reset y creemos que nada volverá a ser como antes porque entre otras cosas está experiencia nos está cambiando a todos. Es por ello que creemos que mantenernos inspirados es importante, queremos estar preparados para dar nuestra mejor versión en el post-coronavirus. El mundo ON nos permite seguir conectados y hacemos lo posible por dar con contenidos de calidad que sumen valor a nuestra vida.  Ambos estamos trabajando con mentores que nos acompañan a hacer realidad nuestros proyectos y además realizamos múltiples formaciones. 

Creemos que mantenernos inspirados es importante, queremos estar preparados para dar nuestra mejor versión en el post-coronavirus.


¿Hay algo que has incorporado en tu vida para estar-sentirte mejor que antes no hicieras? 

Hace un par de años que nos mudamos a Bali, lugar que encaja con nuestros valores, prioridades y manera de entender la vida. Nuestra vida aquí ya ha incorporado todo aquello que valoramos: un día a día más relajado y consciente, tiempo para uno mismo, yoga y meditación como aliados a nuestro crecimiento personal, tiempo de calidad con nuestros hijos, naturaleza, deporte, lectura… menos comprar y más vivir, menos tener y más ser.

Y en estos momentos de confinamiento que te obligan a volver a la esencia de todo, nos hemos dado cuenta de que nuestro estilo de vida aquí está muy alineado con nuestra esencia. No hemos tenido que añadir nada nuevo, lo que si hemos necesitado es reorganizar el día para poder mantener aquello que nos llena y nos ayuda a crecer.


Menos comprar y más vivir, menos tener y más ser. Nos hemos dado cuenta de que nuestro estilo de vida aquí está muy alineado con nuestra esencia.

¿Cómo te sientes, lo estás viviendo? ¿Sientes o experimentas algún cambio mental?

Ante una situación tan nueva y tan incierta es importante elegir bien cómo vivirla. Algunos eligen el miedo, el pánico, la queja, la crítica… es un posible camino, pero no queremos que sea el nuestro. Es por ello que elegimos vivir este momento como una oportunidad, de estar con nosotros mismos, en familia y disfrutar de ello. Nuestro sentimiento es de tranquilidad, de aceptación, de búsqueda de la parte positiva y de cómo todo esto nos puede ayudar a ser mejores personas.

Hace días que no hay posibilidad de ir a Barcelona de vuelta. Sí, estamos atascados en Bali y saber que no podemos ir en caso de necesidad es la parte más dura, eso si nos genera un poco de vértigo. Pero hay que hacer el acto de confiar en que todo irá bien, aunque estemos lejos.

¿Qué es lo que echas más de menos?

Sin duda lo que más echamos de menos es el mar. Vivir en Bali y no ver el mar se hace muy extraño. Las playas están cerradas, inaccesibles y con ello nos han arrebatado grandes momentos de felicidad como la sesión de surf o el sunset en familia.

Los amigos, no verte con nadie, ni nosotros ni los niños hace que te sientas solo muchas veces, con falta de vidilla, de risas, de enriquecimiento, de compartir… un abrazo, una charla entre amigos… sí lo echamos mucho de menos.

También el colegio, Kai echa de menos a sus amigos, a sus profesoras… nosotros de verlo disfrutar, aprender. Hacemos todo lo que podemos por ofrecerle propuestas, pero nunca podremos igualar la magia que se crea entre niños. Y, por último, viajar en minúsculas y en mayúsculas, desde una excursión por Bali a salir de la isla… ver otras cosas… es de lo primero que haremos cuando todo esto acabe.



¿Cómo crees que será tu vida tras esta experiencia, sientes que cambiarán cosas? ¿Qué sacaras de bueno de todo esto?

Sin duda cambiaran cosas y hacia lo positivo. Este parón mundial es una lección de humildad para la humanidad. Nos hemos dado cuenta de lo vulnerables que somos, de que ante algo grande somos todos iguales, de qué es importante y qué no.

Y sí estamos convencidos de que seremos personas más conscientes, más solidarias, más respetuosas con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza. Ojalá esto sea el principio de una gran etapa.

Estamos convencidos de que seremos personas más conscientes, más solidarias, más respetuosas con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza.

¿Cuál es la primera cosa que te gustaría hacer cuando todo esto pase?

¡Salir de casa solo levantarnos y no volver hasta la hora de dormir! Ir a la playa, surfear, correr, hacer castillos, ver un gran sunset entre amigos tomando un coco. En tres palabras: libertad, naturaleza y amigos. 

Y poco después, ir de vuelta a nuestro país de origen y dar un abrazo inmenso a nuestros padres, hermanos y hermanas, sobrinos y amigos.


Cuéntanos algo divertido que te ha pasado desde que estás en cuarentena.

Los comentarios de nuestro hijo Kai que con 3 años cuando ve alguien toser dice… "¡Aita, mama, ese tiene coronavirus!" ☺


¿Qué te interesaría saber sobre cómo otra gente lo está pasando?

Más que interesar deseamos de todo corazón que lo estén pasando lo mejor posible.

Evalúa del 0 al 10 los siguientes estados.


Share

Share on Facebook Share on twitter
Copy to clipboard
To all stories

More stories