Zahyra y el pequeño Adrián

Consultora Macrobiótica y profesora de cocina

Confinados pero optimistas. Siempre hay que ver el lado positivo.

30.04.20

Barcelona


Preséntanos quiénes estáis en casa.

Soy madre soltera de un niño de 3 años, Adrián. Vivimos solos pero mi tío vino a visitarnos unos días antes del confinamiento. Se marchaba el viernes cuando entramos en estado de alerta y decidimos pasar la cuarenta juntos. Ha estado aquí hasta el lunes 26 que regresó a Alicante. Los tres somos personas muy adaptables y la verdad es que lo hemos llevado bien.


¿Cómo estás viviendo el día a día?

La verdad es que ser madre soltera tiene un lado muy bonito porque creas un vínculo muy especial con tu hijo, pero también es muy agotador porque todo depende de ti y más cuando no tienes familia en la ciudad. Mi día a día antes del confinamiento sucedía a un ritmo frenético, porque mi jornada laboral era muy corta e iba a buscar cada día al peque a la salida del cole y mi jornada laboral es muy corta. Tenía mucho trabajo atrasado y al  estar mi tío con nosotros él se ha ocupado mucho de jugar y estar con Adrián (y los dos han disfrutado muchísimo de estar juntos). Mientras, yo me he volcado enteramente en trabajar: generar contenido para mis redes sociales y otras marcas con las que colaboro, terminar mi web, crear nuevas recetas y poder seguir pasando consulta por Skype.


¿Qué rutinas sigues? ¿Qué haces para...?

Me despierto muy temprano, medito unos 10 minutos y hago una práctica de yoga de unos 45 minutos. Cuando estoy preparando el desayuno ya se despiertan y desayunamos juntos. He estado trabajando todos los días, paro para hacer comida y vuelvo a trabajar hasta que preparo la cena. Sólo me he tomado libre los domingos por la tarde y el día de mi cumpleaños. La casa es pequeña con un patio muy grande. Si no llueve es genial porque ellos salen a jugar y yo me quedo en casa o viceversa. Los días de lluvia o los que ha hecho mucho frío ha sido complicado porque tengo la cocina integrada en el salón y aquí estábamos los tres cosa que hacía muy difícil concentrase.

Es lo que tiene vivir en las ciudades  grandes: la mayoría de familias vivimos en pisos pequeños y en esta situación la convivencia ha debido de ser muy complicada para muchos.

Desde que me mudé a esta casa no paro de comprar plantas. Se ha convertido en mi nuevo hobby y pasión, el primer día de confinamiento lo dediqué a podar plantar, trasplantar y plantar.

Es lo que tiene vivir en las ciudades  grandes: la mayoría de familias vivimos en pisos pequeños y en esta situación ha debido de ser muy complicado para muchas familias.


¿Hay algo que has incorporado en tu vida para estar-sentirte mejor que antes no hicieras? 

Nunca me salto la práctica de yoga ni meditación nunca porque es el único momento de conexión conmigo y lo necesito como el aire que respiro, es mi evasión y a la vez mi conexión.


No me salto la práctica de yoga ni meditación nunca porque es el único momento de conexión conmigo y lo necesito como el aire que respiro, es mi evasión y mi conexión.

¿Cómo te sientes, lo estás viviendo? ¿Sientes o experimentas algún cambio mental?

Siento empatía hacia las personas que han vivido, y siguen viviendo, la peor parte de esta pandemia, tanto a nivel de salud como económico. A pesar de lo que supone esta crisis, veo una lectura positiva en la oportunidad que nos ha dado para plantearnos las cosas a un nivel más profundo, de establecer diálogos internos que, de otra manera y con las agendas a tope, llenándolas a veces para no estar solos, no tienen cabida en el día a día. Y sobre todo nos ha dado tiempo para estar en familia, de poder dedicárselo a losniños que tanto lo necesitan. Mucha gente me dice que ha notado cambios en los niños sólo por dedicarles más atención en el día a día.


Este es un momento para plantearse cosas a un nivel más profundo, de establecer diálogos internos de los que puedes huir en el día a día en los que todos llevamos la agenda a tope o la llenamos a veces para no estar solos y no dar lugar a conversaciones profundas con nosotros mismos.


¿Qué es lo que echas más de menos?

Si te soy honesta nada. Necesitaba este tiempo de estar en casa,  volcarme en el trabajo como lo he hecho . Por decir una cosa, quizá ir a la playa a pasear.

¿Cómo crees que será tu vida tras esta experiencia, sientes que cambiarán cosas? ¿Qué sacaras de bueno de todo esto?

De esto me llevo lo adaptable que somos a todas las circunstancias, sobre todo si fluimos con tranquilidad y no nos frustramos ante una circunstancia en la que no podemos hacer nada.



¿Cuál es la primera cosa que te gustaría hacer cuando todo esto pase?

Ir a la playa a ver salir el sol. Y a comprar tierra y macetas que las plantas no paran de crecer y tengo varias por transplantar. Y seguro que compro alguna más jajaja


En esta situación en la que estamos, miramos más hacia dentro, ¿qué has aprendido de ti/otros que no sabías?

Me ha sorprendido todos los amigos que han ido llamando para peguntar cómo estamos.


Cuéntanos algo divertido que te ha pasado desde que estás en cuarentena.

Fue una locura encontrar las velas para mi tarta... A mi hijo le hacía mucha ilusión que tuviera los números y no habían con el 4 en ningún lado... Cumplí 42 el 14 de Abril.


Comparte una serie, una película y un libro que quieras recomendar.

Una serie "Anne with an E" de Netflix. Un libro "Los cuatro acuerdos" del Dr. Miguel Ruíz, un documental "What the health" en Netflix y una película con la que siempre disfruto "Su otra esposa", un clásico que tiene como protagonistas a Spencer Tracy y Katherine Hepburn.


Evalúa del 0 al 10 los siguientes estados:

Share

Share on Facebook Share on twitter
Copy to clipboard
To all stories

More stories